Me apretabas contra tu pecho.

La marea subía y bajaba

al ritmo de nuestros jadeos.


Me cogiste de la cintura

y hundiste la mano en mi cabello.

Arqueé la espalda.

Una ola empapó el suelo.


Para cuando llegó la calma

éramos dos cuerpos entrelazados

en una bañera vacía.


Si te ha gustado este blog puedes demostrarlo formando parte de mi Patreon, usando mi wishlist o contactando conmigo.


Besos,


Lena.

Sígueme en @LenaCristinaBCN

  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon